"No quiero salir a la calle"

El miedo a la desescalada, a contagiar o que te contagien, inquietud por la falta de conciencia de los demás, dudas de si visitar al familiar. Los expertos recomiendan asumir que el riesgo cero no existe.

Social - 1 de Junio de 2020 a las 05:24

"No quiero salir a la calle" 65Ymas.com/

La imagen se ha repetido en muchas cabezas durante meses de encierro. Esa que reconstruía el momento en que pudiésemos reencontrarnos, en que empezásemos a salir a la calle con cada vez menos limitaciones. Pero en cada anuncio de cambio de fase una sensación extraña aparecía en el estómago de muchos. No era la alegría imaginada. Llegado el día en que empezaba a ser posible el reencuentro con nuestros seres queridos, aparecen reticencias, dudas o cierto bloqueo. Aparece el miedo a asumir riesgos.

El miedo a salir a a la calle es, según expertos, algo natural, una emoción "adaptativa" a un gran cambio en la manera de vivir. "Es miedo a nuestro contagio o a contagiar a un ser querido de riesgo; miedo a que los demás no tengan miedo y esto afecte a toda la sociedad y volvamos para atrás...", expone María Dolores Gómez, psicóloga clínica, vocal del Consejo General de la Psicología en España. El miedo ha permitido que nos quedásemos en casa. Gracias al miedo la curva de casos se ha doblado, pero ha llegado el momento de empezar a aprender a convivir con el riesgo al contagio.

Ser una persona con perfil de riesgo ante el coronavirus o tener familiares con patologías que les hacen más vulnerables al virus aumenta una sensación de peligro, pero, según los expertos, la ansiedad no solo se limita a estos casos, sino que se trata de un mecanismo de protección que puede producirse en la población en general. 

Asumir que el riesgo cero no existe, apunta la psicóloga Ana Querol, conlleva un periodo de adaptación en función de cada persona. "Hemos pasado dos meses encerrados como forma de protegernos de un enemigo invisible. Nuestro mecanismo de protección ha sido la evitación y el aislamiento, lo que nos ha dado seguridad durante el confinamiento", explica. "En muy poco tiempo tenemos que volver a adaptarnos a una nueva realidad. El virus sigue aquí y tenemos que aprender a convivir con ello".

La situación nos obliga a tomar decisiones y los dilemas se multiplican. En las peores semanas de la pandemia, muchas personas no dejaban de pensar en sus madres, padres, abuelas o abuelos con perfil de riesgo. Sufrían ante la posibilidad de que les tocase a ellos y, ese temor, aumentaba las ganas de volver a verles. Cuando las restricciones ya no impiden las reuniones o visitas, el riesgo no ha desaparecido del todo. Llegan las dudas.

No exponerse de golpe a las situaciones más estresantes, como reuniones con varias personas, es otro de sus consejos. "Hay que intentar vencer el miedo poco a poco" Empezar con paseos en solitario o seleccionar un grupo concreto de amigos, son algunas de las recomendaciones.  "Para poder ir adaptándonos creo que la cuestión está en asumir que el riesgo cero no existe; y esto será así probablemente durante mucho tiempo. Por lo que podemos diseñar cómo podemos sentirnos más seguros en función de eso ir tomando decisiones", recuerda que el miedo también puede estar escondido en actitudes menos responsables.

"No tenemos por qué salir si no estámos preparados y obligarnos a hacer la vida como la hacíamos antes: eso tampoco sería sano", alerta la psicóloga. En esos casos, el origen puede encontrarse en que "no conectamos con nuestro miedo o nos avergonzamos de tenerlo y tomamos una actitud negacionista en la que creemos que no aceptando la nueva realidad y haciendo como si no pasara nada estamos mejor"

CON INFORMACION:eldiario.es/ 


En el papel impopular del papa hermano
En el papel impopular del papa hermano

Social - Hace 3 Días,18 Horas

Calvin Klein presentó mujer trans en nueva campaña
Calvin Klein presentó mujer trans en nueva campaña

Social - Hace 3 Días,17 Horas

Volver al abrazo
Volver al abrazo

Social - Hace 1 Semana,1 Día