La gente de mi cuadra

"Quiero mostrarle a los pelaos que hay otros caminos" Alberto Villa

zona caribe - 10 de Noviembre de 2019 a las 08:16

La gente de mi cuadra elheraldo.com/ Alberto Villa, de 22 años, camina la calle 63C con carrera 12, en la que se crió.

elheraldo.com

 Alberto Villa era casi tan grande como el marco de la puerta. Con sus cerca de 1.85 metros de altura y sus 87 kilos de peso, cuando se puso en pie fue como si lo hiciera un súper humano, alguien fuera de la cotidianidad de este mundo, que estaba rodeado de otras personas más pequeñas, que –al menos– para hablarle, tenían que mirar hacia el cielo, o hacia las láminas de zinc del techo de su pequeña casa. Ahí, rodeado de los adornos de Navidad que su mamá había tejido hace unos pocos días, se veía liviano, fresco, y no como el sujeto musculoso con miles de seguidores en sus redes sociales. En el barrio El Bosque, de donde es oriundo, este fisicoculturista es casi un héroe –una bandera– y la representación de que para cumplir los sueños hay que superar muchos obstáculos; aún si son pesas y otros cientos de kilos para levantar en repeticiones infinitas.

Alberto tiene 22 años, de los cuales los últimos seis los ha dedicado a construir el cuerpo que hoy exhibe orgulloso. Para sus vecinos, que viven en la calle 63C con carrera 12, este joven musculoso es el ejemplo para los más pequeños –incluso para ellos mismos– de que, a pesar de la zona en la que viven, un sector fronterizo entre El Bosque y La Ceiba, “hay esperanzas de que sean buenos muchachos y construyan una buena vida”. Como toda cuadra barranquillera, en la que cada uno de los vecinos mantiene contacto con los otros, a Alberto lo vieron crecer de niño al joven adulto que es hoy en día. Rodeado de la delincuencia, la inseguridad y las drogas, el hoy hombre ejemplo de su calle espera regresarles todas esas cosas positivas a quienes lo rodean.

Su casa, a diferencia de su espalda y sus brazos, es pequeña y delgada, y está pegada a otras viviendas del mismo tamaño. Quién sabe si es para mantenerse fresco o por su personalidad tan tranquila, pero las puertas siempre están abiertas. También, y quizás esta sea la razón principal, a su mamá, Nuris, que es esteticista, siempre le ha gustado vender productos varios, como esmaltes y tintes coloridos. Además de su pequeño negocio, en frente hay una peluquería, en la que varios niños recibían cortes de pelo al ras con máquinas viejas y desgastadas.

 

Su casa, a diferencia de su espalda y sus brazos, es pequeña y delgada, y está pegada a otras viviendas del mismo tamaño.

Alberto se despide a diario de su mamá, Nuris. Mery Granados

Alberto creció en esa misma calle, más de 300 metros de pavimento agrietado que limita las fronteras de cada una de las viviendas. Si sus vecinos hacen memoria, hace un poco más de cinco años era un adolescente quizás demasiado flaco, desgarbado y que –por cuestiones de la vida– se le veía triste y derrotado. “Hoy peso 87 kilos, que es un peso ideal para mi estatura, pero por un episodio depresivo que atravesé llegué a los 47; nunca comía, ni dormía”, confesó. Pero el ejercicio le cambió la vida. Según él mismo cuenta, la primera vez que se acercó a un gimnasio lo hizo por vanidad, para subirse el ego. La técnica, un grupo de amigos y la dopamina que llenó su cerebro lo hicieron amarse a sí mismo y a lo que hoy se dedica.

No hay muchos fisicoculturistas en El Bosque, o al menos no uno con las medallas que, a sus 22 años, Alberto ha ganado en competiciones en Cartagena, donde tiene sede la Liga de su disciplina, Sincelejo, y otras ciudades de Colombia. Para él, sus orígenes y su barrio lo motivan a ser mejor, en la misma medida que lo hacen los niños más pequeños de su cuadra que, día a día, cuando sale a entrenar, lo ven mientras juegan o caminan por las calles.

“Es un gran orgullo que la gente me pueda ver como un buen ejemplo. Yo sé cómo son las cosas por acá, que hay inseguridad y delincuencia. Cuando estaba en el colegio me ofrecieron drogas y hubo muchas oportunidades para que yo torciera el camino, pero afortunadamente seguí por mi propio camino, y eso es lo que quiero para todos los otros jóvenes y niños de mi cuadra y del barrio”, manifestó Alberto.

El cuerpo de Alberto no es como el de otros fisicoculturistas que –según él– trabajan para estar grandes y con mucha masa muscular. En su categoría, ‘Mens Physique’, el objetivo es verse estético, algo que él mismo definió como la capacidad de que los músculos resalten, que cada línea del cuerpo se marque y que –luego de mucho esfuerzo y trabajo– poder verse “rayado”, lo suficiente como para impresionar a los jurados.

“Es un gran orgullo que la gente me pueda ver como un buen ejemplo”

Para una competición puede prepararse por un año entero, entrenando no más de una hora y media al día, desayunando 10 huevos y haciendo cardio en ayunas. Dos días antes de un evento no puede tomar agua, para que sus músculos no retengan líquidos, y siempre que sale de su casa besa a su mamá en la frente. Al gimnasio va en bus, da clases personalizadas y estudia Educación Física. “Sueño con un día entrenar, así como lo han hecho conmigo, y ayudar a que los jóvenes de la cuadra puedan ser mejores, tener un mejor cuerpo, y así mejorar su autoestima y su actitud frente a la vida”, dijo.

Sus vecinos ven con buenos ojos su disciplina, empeño y hasta su pasión, que está rodeada de tabús y también resistencias. “Es un muy buen muchacho”, dijo Belkis Guerra, quien vive justo en frente de su casa. “Los más pequeños no entienden mucho lo que hace, pero siempre lo ven trabajando duro y esforzándose. Alberto los ayuda mucho a ver que hay otras posibilidades en la vida”. Sus padres, por otro lado, se resistieron al comienzo. Más que todo –contó Alberto– por el subidón de precios del mercado semanal.

“De tres comidas pasé a seis y de dos huevos a diez. Fue un cambio drástico para ellos, que en un comienzo no entendían por qué. Pero cuando vieron mi disciplina y mi esfuerzo, que trajo frutos con las primeras medallas, empezaron a apoyarme incondicionalmente. Cuando no tengo mi mamá me da para los buses y me ayuda a hacer el mercado. Compro tilapia, pechuga y otras proteínas que son costosas, pero intento ir al centro a conseguir mejores precios”, contó Alberto.

A futuro, este fisicoculturista del barrio El Bosque se ve compitiendo a nivel internacional. Mr. Olimpia, una de los eventos más importantes en su disciplina, está planteado en sus metas a no tan largo plazo, para las que –confesó– debe seguir trabajando muy duro. “El ejercicio es muy desagradecido”, dijo Alberto entre risas. “Uno deja de ir una o dos semanas y pierde varios kilos de masa muscular. Mi sueño es lograr 28 puntos, que es un puntaje perfecto, pero los profesionales –con las uñas– llegan hasta 25. Cuando gané mi medalla hice un puntaje de 19, pero estoy joven y puedo seguir mejorando”, anotó.

 


“¡Hasta que el cuerpo aguante!”: Isabella Chams
“¡Hasta que el cuerpo aguante!”: Isabella Chams

zona caribe - Hace 1 Semana,2 Días

Fuertes vientos azotan a Barranquilla
Fuertes vientos azotan a Barranquilla

zona caribe - Hace 2 Semanas,1 Día

Cartageneros continúan paro hoy 10 de diciembre
Cartageneros continúan paro hoy 10 de diciembre

zona caribe - Hace 1 Mes,2 Semanas