Disturbios se han extendido por Estados Unidos

Alguna ciudades de Europa asisten a protestas. / Trump permanece en el búnker de la Casa Blanca y sus asesores saben que cuantas más imágenes de negocios ardiendo haya en la televisión, mejor para él / Cuanto menos se hable del coronavirus más cerca estará de la reelección

Internacional - 1 de Junio de 2020 a las 05:54

Disturbios se han extendido por Estados Unidos elespañol.com/

 2.500 personas han sido detenidas en EEUU en unos disturbios que ya se han extendido a varias ciudades. Protestas de extrema violencia e incontables escenas de brutalidad, se ha movilizado a 5.000 soldados para patrullar las calles y más de 20 ciudades han impuesto el toque de queda. 

Tras una noche de saqueos e incendios en la capital estadounidense en protestas por la violencia policial, la alcaldesa de Washington Muriel Bowser anunció este domingo un toque de queda y la activación de la Guardia Nacional para evitar nuevas revueltas, pese a lo cual ya se registraron algunos incidentes.

También indicó que ha activado a la Guardia Nacional del Distrito de Columbia para que apoyen a la Policía Metropolitana en el control de las manifestaciones que se han producido en los últimos días y que el sábado derivaron en saqueos, vandalismo e incendios.

La policía ha dispersado con gases lacrimógenos las protestas que, saltándose el toque de queda, habían llegado a las puertas de la Casa Blanca.

La violencia, así, se adueña cada noche de las grandes ciudades estadounidenses. Y cada noche va a más. La explosión de odio racial desencadenada por el asesinato de un estafador negro afroamericano por un policía blanco el pasado lunes en la ciudad de Minneapolis, en Minnesota, ha ido subiendo, hasta convertirse en poco menos que una revuelta generalizada.

La madrugada del lunes la policía ha utilizado gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que se habían saltado el toque de queda para llevar la protesta a las puertas de la Casa Blanca. Los manifestantes han encendido hogueras en las zonas adyacentes a la Casa Blanca, han incendiado algunos comercios y han atacado con piedras y otros objetos las fachadas de varios establecimientos, informa AFP.La explosión de la violencia ha agarrado con el pie cambiado a una parte de la élite política estadounidense. El Partido Demócrata, que en un primer momento respaldó a los manifestantes, está ahora silente ante la creciente agresividad de éstos. Los líderes políticos de Minnesota - todos ellos demócratas - y de otras regiones han tratado de echar la culpa de los saqueos a "provocadores", gente procedente de otros estados, radicales de izquierda y latinoamericanos.

Donald Trump, inusualmente callado, después de una noche de brutales disturbios frente a la Casa Blanca que amenazaron con prender fuego al hotel Hay Adams, otro edificio histórico de la ciudad, y a la sede del lobby de Hollywood en Washington -paradójicamente, otro grupo que tiende a simpatizar con los manifestantes-.

En el centro de Atlanta, las autoridades lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a cientos de manifestantes. 

En Santa Mónica, cerca de una manifestación pacífica, un grupo irrumpió en establecimientos de Gap y Vans, y se vio a gente marcharse con cajas de zapatillas. Otros rompieron los cristales de una tienda REI de artículos para deportes al aire libre y se llevaron sillas plegables, una bicicleta y mochilas

Si los saqueadores habían logrado perjudicar a alguien, había sido a las personas de su misma raza.

En Londres, cientos de personas se manifestaron el domingo al grito de “Sin justicia no hay paz”, uno de los eslóganes de las concentraciones estadounidenses. En Montreal unas 10.000 personas se manifestaron pacíficamente en el centro de la ciudad, antes de que un grupo de personas lanzara proyectiles contra la policía que respondió con gases lacrimógenos, y también se congregó una multitud en Brasil, país con sus propias tensiones raciales y reclamos hacia el gobierno.

CON INFORMACIÓN:AFP/ eldiario.es/elmundo.es/