CAVILANDO: Hombres ordinarios en tiempos extraordinarios

.

Columnista - 13 de Mayo de 2020 a las 00:00

CAVILANDO: Hombres ordinarios en tiempos extraordinarios laprensa7dias.com/ Ernesto Cabrera T.

ERNESTO CABRERA TEJADA (*)

laprensa7dias.com

La respuesta a la adversidad es el mejor termómetro para conocer la calidad de los líderes que tenemos. La pandémica situación controlada desde el gobierno central no ha limitado a otros en su vigilancia, pero también ha dejado manifiesta la inoperancia y el abuso.

Mientras abogamos mayoritariamente por un comportamiento solidario y se actúa con rigor y disciplina, gobiernos locales no escapan a denuncias por acciones falaces que violan éticas y normativas queriendo pasar de incautos.  Recuerdo al “Burro” y los avisos de campañas de antinarcóticos aeroportuarios “el desconocimiento no te hace inocente” aun así mafias del delito ensillan el jumento, ausentes de cualquier sentimiento indolente y menos de temor.

El tema no es nuevo, ni sólo nuestro, pero deja expuesto una vez más la condición del hombre ordinario en situaciones extraordinarias.

Pasarón 20 años de leer al periodista Mariano Grondona, referido en su momento, a su Argentina y en que ponía en consideración las actuaciones de sus líderes remitidos a las lecciones del especialista en corrupción James Wilson que escribió “el drama del poder es que pone a personas ordinarias frente a tentaciones extraordinarias".

 “Algunos se asombran ante las acusaciones de corrupción que afectan a quienes han ocupado las más altas funciones del Estado. El asombro proviene en tal caso de una suposición optimista sobre la naturaleza humana. Si se cree que el hombre es bueno por naturaleza, ¿cómo no asombrarse ante la proliferación de conductas corruptas en el mundo contemporáneo? escribió Grondona.

Carambas, parece que el tiempo no pasa, de esa rápida lectura en un alentado rincón universitario a una más minuciosa en este endémico momento, creo que Wilson, el Wilson de Grondona, es escéptico acerca de la naturaleza humana.  Sin mucha suspicacia usted y yo sabemos que los hombres quieren alcanzar el poder y satisfacer las fantasías que el enriquecimiento personal les contagia.  Si las tentaciones del poder son "extraordinarias", ¿cómo podrían resistirlas los hombres "ordinarios"? sólo hombres "extraordinarios" podrían resistir las tentaciones del poder.

Repaso en mi imaginario a los hombres que vi y que he visto aquí y allá, río en solitario al figurarlos en un sublime e irreal momento con esas largas orejas.

Y si a ello le sumamos el fracaso de las medidas sistémicas al orden dando paso a la impunidad, ya es otra desgracia; peor el medicamento que la medicina dijeron los abuelos, entonces pienso que córtale las orejas a esos hombres que vi y que usted también puede ver, no sólo los hace más inocultables sino más desdichados ¿Qué hacer?

Se me ocurre que, en el intelecto humano, saliendo de este momento vamos a volver a ser de nuevo sin ser lo que éramos antes, y elegiremos a nuestros líderes, soñando despiertos y sin la nostalgia del pasado, afrontando el presente y temidos con lo que pasará, pero con más hombres extraordinarios, capaces de vencer las tentaciones ordinarias. Cavilo mientras voy al mercado… lo vamos a hacer, así sea que eso, no va a estar a la vuelta de esquina.

(*) Com. Social/semiologo/ ÁNIMO:Comunicación Estrategica y GCA Factory/SQIColombia.


Con ojos ajenos: el drama binacional
Con ojos ajenos: el drama binacional

Columnista - Hace 19 Horas

Nos están volviendo locos
Nos están volviendo locos

Columnista - Hace 1 Día,11 Horas

El después ya está aquí
El después ya está aquí

Columnista - Hace 4 Días,20 Horas

Los Antifas y la decapitación de las estatuas
Los Antifas y la decapitación de las estatuas

Columnista - Hace 1 Semana,4 Días